Tips para Solucionar los Problemas en Nuestra Relación Afectiva.

Conseguir una relación duradera y feliz no siempre es sencillo ya que con el paso del tiempo tanto hombres como mujeres llegan a caer en actitudes viciosas que pueden dañar seriamente la relación, hablar sobre los orígenes de estas actitudes es complicado debido a la subjetividad con la que nos desenvolvemos los seres humanos y a las expectativas que cada uno tiene de su pareja y su relación.

Corazón rotoEn el internet encontramos una gran cantidad de artículos con títulos cómo: “Los errores más comunes de las mujeres en las relaciones”, “Rasgos masculinos que afectan las relaciones”, “Las cosas que hacen exasperar a los hombres”, “Grandes errores que los hombres cometen con las mujeres”, etc., en general, todos ellos muestran aquellos aspectos que hacen intolerables las relaciones de pareja dependiendo el genero al que estén enfocados. El amor y desamor es un tema primordial para la mayoría de los seres humanos ya sea que exterioricen la importancia del mismo o no, gran parte de sus pensamientos están orientados a su objeto amado y a los problemas que implican las relaciones de pareja, tal vez por ello no es nada extraño que esta temática de amor y desamor sea ampliamente explotada en infinidad de canciones, películas, libros, etc.

corazon-remendadoEs muy común que cuando pasa la fase de enamoramiento estemos más propensos a ver aquellos detalles de nuestra pareja que nos resultan incómodos y que por estar “felizmente enamorados” pasamos desapercibidos al inicio de la relación, en muchas ocasiones estos detalles hacen que la relación con nuestra pareja sea insostenible y de repente nos encontramos en una relación que más allá de darnos calma y paz nos sumerge en un campo de batalla donde corazones rotos y afectos destrozados son protagonistas. Los miedos son las principales razones que nos mantienen dentro de una relación tormentosa, el miedo a la soledad, miedo a no ser lo suficientemente valiosos, miedo al cambio, etc., hacen que permanezcamos donde no somos completamente felices, sin embargo carecemos de la objetividad de análisis necesaria para hacer frente a dicha problemática.

Expertos terapeutas de parejas mencionan que sin importar el origen del desacuerdo (sexo, dinero, intimidad, hijos, etc.) la solución al mismo siempre radicará en la adecuada comunicación, pero ¿qué es la adecuada comunicación?; Antes de pretender entablar una comunicación con nuestra pareja es importante que consideremos seriamente y con la mayor objetividad posible los siguientes elementos:

Amor infinito1.- ¿Por qué sigo con él/ella? Pareciera una pregunta absurda ya que si aún estamos dentro de una relación complicada damos por hecho que es por amor, sin embargo muchas veces confundimos el amor con la monotonía o le damos más peso al tiempo que tenemos en esa relación, a los hijos (si es que los hay), al cariño (que no es lo mismo que el amor), etc. Respondernos con objetividad este cuestionamiento nos dará una pauta para determinar el eje de conversación que tomaremos al hablar con nuestra pareja, ya sea que nos hayamos dado cuenta del amor que sentimos por él/ella y de lo importante que es en nuestra vida, motivos que harán que intentemos mejorar las situaciones complicadas, o que hayamos descubierto que ya no existe el amor suficiente para continuar en la relación.

Discusiones de pareja2.- ¿Cuál es el principal conflicto? Todas las relaciones tienen complicaciones y es natural debido a que se trata de un juego de dos donde ambos tienen expectativas, deseos, inconformidades, etc., siempre habrá dificultades por lo cual es necesario categorizarlas y darles prioridades, no es lo mismo enojarnos porque él/ella deje la pasta de dientes sin tapar o estar molestos por sentirnos “amarrados”, aunque parezca inútil no está de más hacer una lista de todas aquellas cosas que nos causan conflicto una vez hecha la lista meditar en cada una de ellas, observar objetivamente si son reales o son interpretaciones nuestras, buscar posibles soluciones a cada una de ellas y ser conscientes de que algunas de ellas no podrán ser cambiadas. Hacer esto nos servirá para sustentar nuestra adecuada comunicación con bases objetivas y no hacerlo únicamente impulsados por el sentimiento ya que muchas veces los sentimientos negativos nos hacen tomar malas decisiones.

No me hace caso3.- ¿Qué le molesta a él/ella de mí?, Cada uno de nosotros sabe lo que a nuestra pareja no le gusta, más aún, cada uno de nosotros sabe en qué está fallando, nuevamente la objetividad es necesaria para observar con lupa nuestros defectos (si es que lo son), o nuestras acciones negativas; una vez que las detectemos y seamos conscientes del por que de ellas podremos encontrar con mayor facilidad soluciones certeras a nuestros malos hábitos; igualmente esta observación objetiva de nuestros “defectos” podría llevarnos a darnos cuenta que éstos no lo son y que el conflicto resulta de la interpretación que nuestra pareja hace de ellos. Tendremos más elementos para solucionar la situación negativa o para hacerle entender a nuestra pareja que de alguna manera está dándole una interpretación inadecuada a nuestras acciones, palabras, etc. Aquí también la lista podría resultarnos de mucha utilidad.

Una vez realizado el debido análisis estaremos en la posibilidad de comunicarnos con nuestra pareja de manera más lógica y racional, aunque tratemos un tema sumamente emocional no es adecuado hablar únicamente con las bases que nos otorga el corazón ya qué éste no siempre nos hace tomar decisiones inteligentes. Para entablar una comunicación adecuada reflexiona en lo siguiente:

6-pasos-mejorar-comunicacion-L-B2wr7j* El momento adecuado: Busca el momento adecuado para hablar, no lo hagas justo después de una pelea ya que en ese momento los sentimientos están a flor de piel y podemos llegar a decir cosas que lejos de ayudar a solucionar la situación pueden empeorarla, tampoco lo hagas en medio de cualquier otra actividad ya que no contaremos con la atención necesaria.

* Propón tiempos para dar/tener la palabra: Dile a tu pareja que se trata de un tema importante en donde las interrupciones pueden hacer que se corte el hilo de la conversación y llevarnos por lugares lejanos al tema clave de la misma, proponle que cuando él/ella o tú tengan la palabra cada uno debe esperar a que le toque su turno. Este punto podría parecer de más pero no lo es, cuando uno habla siempre quiere contestar, objetar, rebatir, etc., sin importar si nuestro interlocutor ha terminado y el mensaje se pierde.

Escucha* Escucha: El hecho de oír no es igual a escuchar, ábrete. Sé objetivo al mensaje que te esta enviando tu pareja, no es sólo un mensaje que tú tengas que dar pues lo más seguro es que él/ella esté atravesando una situación similar a la tuya, escucha sus puntos y analizalos.

* Observa su canal receptivo: No siempre hablamos el mismo lenguaje, a veces pensamos que somos claros en el mensaje que queremos enviarle a nuestra pareja pero no siempre es así ya que todos tenemos canales de percepción distintos, tendrás que hacer un trabajo de observación y aprendizaje sobre el canal receptivo de tu pareja si quieres que capte lo que deseas decirle.

haz acuerdos* Da y recibe conclusiones: No se trata sólo de hablar sobre lo molestos que estamos o lo mucho que amamos a nuestra pareja, se trata de llegar a conclusiones sobre la situación por la que atraviesa la relación .

* Llega a acuerdos: De nada sirve hablar si no tomamos líneas de acción, las soluciones deberán ser de común acuerdo, incluso sería útil establecer “sanciones” para quien no cumpla con los soluciones pactadas.

Pareciera fácil solucionar problemas de pareja pero realmente no siempre es sencillo, mucho menos si ambos se siente de alguna manera atacados o afectados. La intención que tengas de llegar a una solución es lo importante, aferrate a ella e inténtalo, bien dicen que no hay peor lucha que la que no se hace.

Sexo tántrico

Deja un comentario

3 More posts in Pareja category
Recommended for you
Los Tres. Un amor maduro.

Cuando tan sólo tenía 18 años, la fotógrafa de Los Angeles, Ca.,  Isadora Kosofsky conoció...