Tala el Maldito Árbol Genealógico.

Desconocer nuestra ascendencia no debe ser motivo de aflicción así como conocerla tampoco debe producir ínfulas de grandeza merced las hazañas de parientes tan distantes que seguramente, tras siglos de filtros y mezclas, nos han dejado desprovistos si quiera del más ínfimo y miserable de sus genes.

imagen

Imagen: https://goo.gl/VvYgBn

Conocer nuestra genealogía sirve para identificarnos con alguna de las rastreras razas en que se divide la especie humana y poco menos; nos define en lo grupal, en la psique, en la tendencia a cierta clase de comportamiento pero no nos define en el sentido intuitivo y menos todavía en el personal propio. Un mexicano puede comportarse lo mismo como mexicano que como escandinavo sin poseer ni media gota de mezcla escandinava en su ser. Somos una composición de información genética trasmitida por unión de cuerpos, pero también somos el resultado de nuestras experiencias, resoluciones, reflexiones y recuerdos. La sangre indica las propensiones a que somos susceptibles mas no como certezas sino como probabilidades y esa es nuestra virtud: poder vencer las probabilidades.

A punto fijo no sé cuál es el sosiego que buscamos en nuestra genealogía. ¿En contar que algún antepasado fue noble? ¿Qué quiere decir ser noble, no es acaso descender de un viejo ladino y oportunista que ayudó a regicidas a usurpar el poder para luego recibir una sucia recompensa arrebatada con nuevas usurpaciones? ¡Prefiero desligarme de ese enredo ilusorio de traiciones y sucesiones! ¿Lo es, por otro lado, encontrar que procedemos de una familia honesta y pobre desde tiempo inmemorial? En ese caso tendería a romper con la tradición de ser un miembro entre un corro interminable de pusilánimes sin agallas para remediar la situación, el impasse histórico al que se han sometido servilmente mis ancestros.

Imagen: https://goo.gl/MRyd9d

Imagen: https://goo.gl/MRyd9d

El grupo no define al individuo. El individuo puede encontrar lazos, semejanzas con el grupo pero sigue siendo individuo ante todo. Tal vez un objetivo en común nos una, pero somos distintos. Eso es lo que le diría al polvo de huesos acumulado en nichos familiares si pudiera encontrarlos a todos, incluso a los que se encuentran del otro lado del mar en el sur de Sefarad, españoles y marranos. Retrocediendo en la historia de la sangre, puedo parecerme a mi padre, a mi madre o a mis abuelos, pero parecerme a alguien anterior en el linaje se vuelve biológicamente imposible por la revoltura hereditaria que produce un ser nuevo. Frente a los vínculos tradicionales podemos elegir perpetuarlos o bien, superarlos.

Mírese las límpidas dinastías imperiales antiguas, mantenidas gracias al incesto, en Egipto o China y vea que sus miembros mostraban tener menos en común de lo que realmente se esperaba. Creencias, supersticiones, magia. Un árbol genealógico —un buen remedio contra el aburrimiento— no dista mucho de la astrología.

Deja un comentario

16 More posts in Sociedad category
Recommended for you
Nuevas Generaciones Adictas al Celular ¿Menos Inteligentes o Más Evolucionadas?

Hay quienes afirman que la adicción a los celulares, selfies y el narcisismo de los...