¡Sexo con Máquinas, Wow! – ¿Wow?

Quien sabe como será el 2070, pero según David Watkinson en un artículo para el diario británico The Mirror, “el sexo con máquinas será la norma en 50 años; incluso va más allá diciendo que la gente podría empezar a enamorarse de sus socios de realidad virtual”. La película “Her” trata de una situación similar.

Y en más sobre este artículo:
La Dra. Helen Driscoll hace la predicción de que la manera en la que los humanos interactuarán con los robots está a punto de cambiar drásticamente en los años que están por venir debido a la manera en la que los avances en tecnología se están dando.

La Dra. Driscoll, autoridad en la psicología del sexo y las relaciones, dice que el “sex-tech” ha estado avanzando de forma acelerada y para el 2070 las relaciones físicas parecerán primitivas. Actualmente ya puede uno ordenar en línea un maniquí como pareja sexual. Tecnología robótica, interactiva, con sensor de movimientos muy probablemente se convertirá en parte central de la industria del sexo en unos cuentos años.

… (la tecnología) podría realmente permitir que los maniquíes vengan a la vida” de acuerdo a la Dra. Driscoll, de la universidad de Sunderland.”

La Dra. menciona también que ya hay mucha gente actualmente que se encuentra viviendo sola,  gente que no ha podido encontrar una pareja o que la han perdido y que se podrán ver beneficiados con este tipo de relaciones virtuales.

Se programarán inteligencias artificiales para satisfacer sexual y emocionalmente a las personas, estarán fabricadas a la medida del cliente, color de cabello, ojos, tipo de caderas y piernas mandadas a hacer y escogidas por catálogo. Los robots proporcionarán el tan ansiado placer sexual, escucharán las necesidades del cliente, darán consejos e inevitablemente algunas personas se enamorarán.

Generalmente este tipo de notas informativas circulan con un tono de “avance científico” que seguramente mucha gente relacionará con progreso, y consciente o inconscientemente pensarán que seguro es algo bueno como todo en la tecnología.

La mención de que las relaciones físicas parecerá primitiva en un futuro no lejano llama la atención. Puede que llegue un momento en el que el cruce de miradas y el anhelo de contacto mutuo que atrae a dos personas de la misma forma en la que la fuerza de gravedad nos atrae a la tierra, sea visto como primitivo. Ya no se sentirá la energía de esa fuerza misteriosa que provoca que se dilate la pupila, se erice la piel, escurra el sudor y que además hace que el tiempo se detenga. La decisión consensuada de dos individuos que se eligen mutuamente para otorgarse no sólo sus pensamientos e instintos sino también para dar libre flujo a esa fuerza de la que hablábamos que algunos quieren dar el nombre de amor, nos dicen que será vista como anticuada.

Aunque no es raro que se hagan este tipo de predicciones si tomamos en cuenta el estado presente de las cosas en lo que a sexualidad y relaciones de pareja se refiere. Un sector numeroso de la población pagaría algún tipo de servicio sexual o de compañía que de otra forma no tendrían, le llaman prostitución y es algo muy antiguo. Este tipo de actos sexuales y de compañía no son por elección mutua, hay un precio que pagar, hablamos de dinero por supuesto.

“Basados en datos que dicen que muchos jóvenes japoneses están ya en éste momento evitanto el sexo y las relaciones íntimas, se afirma que ésto ya está sucediendo (usar máquinas en lugar de humanos). Hombres japoneses están llevando con ellos sus virtual girlfriend apps a sus vacaciones en la isla Atami”  Nos dice David Watkinson en su artículo.

El hombre obtiene excitación sexual principalmente de forma visual y por eso para muchos es suficiente con poder mirar y poseer el objeto sexual deseado, no  importa que la otra persona no sienta nada, o pueda llegar a  sentir repulsión. Tener sexo así es como tener sexo con un robot muy real. Y un importante número de mujeres están empezando a tomar un camino parecido al de los hombres. Tomarse mutuamente como objeto, parece ser la norma. Unos para satisfacción sexual y otros para lo relacionado a cuestiones emocionales.

Otro detalle digno de mención son los juguetes sexuales, o máquinas sexuales que cada vez tienen un mayor alcance en la población. ¿Qué se puede decir al respecto?  Cualquier persona con sus emociones e instintos bien encendidos sabe que son completamente innecesarios, por supuesto siempre y cuando haya conexión con la otra persona. Cualquier individuo que haya sentido esto de lo que hablo sabe que sólo con el hecho de oler a la otra persona y sentir su presencia ya se encuentra uno muy excitado.

En la película Her se puede ver a un individuo enamorándose de un sistema operativo, hay una entrada publicada sobre ésta película aquí mismo en Día Virtual.

Hay otra película llamada Ex Machina donde una inteligencia artificial muy avanzada y que luce muy realista llamada Ava es capaz de provocar que uno de los dos protagonistas se deje llevar por sus emociones y sea capaz de cometer una tontería como sucede cuando uno se enamora de una persona real. Por cierto el diseñador de Ava se fabricó sus propios prototipos para uso sexual.

Hay mucha gente que ve esto como un avance, se autodenominan transhumanistas. La inteligencia artificial se hará muy compleja, pero eso no significa poder crear emociones e instintos con sus emociones correspondientes. No serán relaciones ni sexuales, ni amorosas por elección mutua ya que uno de los dos se encuentra programado como servidor sexual y afectivo.

Personalmente, cuando programo mi Smartphone en función despertador para que suene a determinada hora de la mañana y pueda levantarme a la hora correcta, no siento ningún lazo emocional, ni pienso cosas como “que lindo es mi teléfono, qué detallista, siempre está pendiente de mi”, “si tan sólo mi smartphone tuviera vagina”; o cuando programo mi horno de microondas tampoco pienso “wow, no hay nadie que sea tan atento con mis necesidades, especialmente cuando a palomitas de maíz se refiere, siempre piensa en mí”

woman-506322_1280
Mi despertador está programado para llevar a cabo una acción que es necesaria en mi vida cotidiana, no tengo nada que agradecerle.

El escritor de ciencia ficción William Gibson comenta en una entrevista que la tecnología está dirigiendo la evolución humana, cada avance tecnológico hace que nuestro camino evolutivo de giros a la derecha o a la izquierda. La consciencia humana, según su perspectiva, no juega un rol activo. ¿Adónde nos lleva la tecnología entonces?

No es una cuestión de satanizar la tecnología que tan útil nos es, sino más bien de ser conscientes del estado real de las cosas. La inteligencia artificial es necesaria y ha llegado para quedarse, eso no está en cuestionamiento.

Lo mencionado en el artículo del The Mirror pretende ser una predicción, pero hay muchos elementos que se deben tomar en cuenta. De acuerdo al ritmo del cambio que se está viviendo, ya no es posible hacer ninguna predicción y pretender que es exacta.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies