No Creo en las Putas Manifestaciones.

Tampoco creo que la desobediencia civil pacífica o que el hecho de vestirme de negro cambie la situación política, social y económica de este país, esas son a mi parecer ideas románticas.

ayotzinapaAl igual que la inmensa mayoría de las personas me molestan e indignan los hechos violentos que suceden en México. Todos anhelamos un cambio, todos exigimos el fin de esta cadena de sucesos lamentables incluso muchos estamos dispuestos a participar y luchar, si es preciso, por un cambio; sin embargo considero inocente suponer que los actos públicos y sociales (marchas, manifestaciones, actos de desobediencia civil pacífica, performance, etc.) encaminados a exigir nuestros derechos como ciudadanos darán pie a dicho cambio pues carecen del poder y el impacto necesario para iniciar siquiera un pequeño desequilibrio social. Muestra de ello son los pocos asistentes a las marchadas realizadas por motivo de lo acontecido en Ayotzinapa en 2014

edad_dfLa versión de los organizadores dice que la marcha del 5 de noviembre del 2014, contó con entre 120 y 170 mil participantes aunque según estimaciones de las autoridades del gobierno capitalino la asistencia a dicho movimiento fue de poco más de 20 mil personas; es posible que las cifras “oficiales” puedan estar alteradas con la finalidad de empequeñecer el movimiento, aún así, tomando como cierta la versión de los “organizadores” el número de asistentes no es ni el 2.5% de la población de la Ciudad de México. De acuerdo con información del último censo nacional la Ciudad de México cuenta con 8, 851, 080 habitantes, aproximadamente 1, 910, 000 de ellos son niños de entre 0 y 14 años quienes difícilmente acudirían por cuenta propia a exigir sus derechos, lo que nos hace considerar como población en condiciones de “luchar” por sus derechos a los 6, 941, 080 restantes, los 170, 000 asistentes equivalen a menos del 2.5% de la población, ¿Donde está el otro 97.5%? (estas son cifras de la Ciudad de México la cual, me atrevo a suponer, es donde podría haber un mayor alcance de convocatoria y mayor participación de los habitantes.)

10806208_1584159845146044_7303893243617762703_nLo visto en las redes sociales y demás sitios de internet durante esos días así como las platicas escuchadas aquí y allá hicieran pensar que la mayoría de los Mexicanos, como lo menciono al principio de este texto, exige que se termine esta ola de violencia, que se termine el abuso y mal uso del poder de nuestra clase política. Si al menos 1 tercera parte de quienes manifiestan su indignación y enojo en las redes sociales participaran activamente las marchas dejarían de dar ternura, aunque, desde mi perspectiva, seguirían siendo inútiles.

Exigimos un cambio pero nosotros mismos no cambiamos, seguimos pensando que el activismo y resistencia de escritorio nos llevarán al movimiento revolucionario que nos otorgará esa realidad utópica con la que soñamos. Seguimos siendo incongruentes con nuestro discurso y seguimos actuando visceralmente.

tumblr_ndyw227ihF1th15aho1_500Seguimos con los ojos cerrados pues aún en nuestro derroche de rabia y coraje hacia el sistema somos manipulados ya sea por éste o por minorías que buscan satisfacer sus intereses personales. Se levanta polémica por un hecho en especifico, Ayotzinapa por ejemplo, que si bien resulta una pagina triste y aterradora en nuestra historia no es más que un suceso entre miles, nos dejan creer que luchamos, opinamos y actuamos cuando es el sistema mismo quien nos “dicta” qué o a quién debemos atacar. Olvidamos con facilidad y a conveniencia todos los demás actos violentos y abusos de poder en nuestra contra, olvidamos, por ejemplo, exigir la renuncia del gobernante del Estado de México, lugar donde se cometen el mayor número de feminicidios en el país o donde el ejercito asesinó a 22 personas en una bodega de Tlataya, quienes supuestamente eran narcotraficantes, otra masacre de civiles por parte de militares. Menciono estos ejemplos sólo para mostrar que lo de Ayotzinapa no es un hecho aislado, no se han dado mayores informes sobre esta masacre, no se ha exigido la renuncia de los culpables pero si vemos muchos anuncios publicitarios que hablan de las maravillas y progresos que se realizan en el Estado de México por parte de su Gobernador, ¿será que nos están vendiendo y cubriendo al próximo Presidente del país?. Seguimos con los ojos cerrados, manipulan nuestro anhelo de una vida mejor, nuestros sentimientos de coraje, frustración y lucha, son ellos mismos quien nos dicen qué y a quién atacar. ¡Abramos los ojos!

Abramos los ojos, una revolución es un proceso sistemático de acciones no sé da de la noche a la mañana, no se trata tampoco de seguir ciegamente a líderes creados, no se trata de que nos “arreen”, se trata de organización efectiva, de toma de consciencia y de compromiso. Se trata de alianzas, una revolución social no es tan fuerte si no se acompaña de una revolución política y económica. Se trata de acciones complementarias, ni las manifestaciones, ni la desobediencia civil, ni ningún otro acto por sí solo nos libertará.

0EDNo creo en las marchas, creo en una conjunción de actos que darán muestra del gran poder que puede ejercer el pueblo sobre la clase gobernante, pero esta conjunción de actos no se dará si no adquirimos consciencia y compromiso. Ir a una marcha aislada es como creer en el amor a primera vista. Es una utopía. Abramos los ojos, derrocar a un gobierno siguiendo el mismo sistema político y económico es un acto estéril, derrocar un gobierno sin tener consciencia clara de lo que somos y queremos es una pérdida de tiempo pues caeremos en lo mismo, en aquello de lo que ya estamos hartos.

No existe cambio efectivo si el cambio no empieza por nosotros mismos, si seguimos en la zona de confort que nos proporciona nuestro lugar en el sistema, si seguimos adorando marcas y pretendiendo fantasear con estatus sociales.

BGlxQj0CAAAW6sw¿Quieres un cambio certero?, ¡Abre los ojos!, el sistema que nos gobierna es un reflejo de nosotros mismos. Somos las células de un organismo más amplio, si muchas de esas células están enfermas el organismo entero lo está. Seamos conscientes, demos lo que deseamos para nosotros; no podemos pedir los que somos incapaces de dar. Educa a tus hijos para no ser corruptos, deja de usar servicios y objetos que no necesitas, deja de gritar por el ordenador y comienza a actuar en la vida real. Sé honesto, sé respetuoso, predica con el ejemplo. ¡Abramos los ojos y seamos mejores seres humanos!.

No se trata de no luchar, se trata de hacerlo en verdad.

Deja un comentario

16 More posts in Sociedad category
Recommended for you
Nuevas Generaciones Adictas al Celular ¿Menos Inteligentes o Más Evolucionadas?

Hay quienes afirman que la adicción a los celulares, selfies y el narcisismo de los...