LFO -Si pudieras dominar la voluntad de los demás ¿Hasta dónde llegarías?

LFO (Low Frequency Oscillation) es una película de ciencia-ficción sueca del año 2013, que nos muestra a un individuo como casi cualquiera, que tiene la facultad de someter a los demás a su caprichosa voluntad al haber descubierto una frecuencia sónica con la que puede hipnotizar a la gente. Un megalómano con un arma de alcances inimaginables.

Una película que da la sensación de transcurrir a baja frecuencia, y que con su ritmo hipnótico logra llevarte a través de una serie de acciones chocantes mientras te mantiene inmerso en olas de sonidos análogos de sintetizadores, acciones que para Robert Nord son una travesura, y seguro que para muchos espectadores también.

“Sus vecinos, amigos y enemigos están bajo su control”

Hará que cuestiones la noción de la virtud que tienes, tus buenas intenciones y las de muchos que nos rodean abanderados por la buena voluntad.

¿Qué harías si tuvieras el poder de manipular la voluntad de los demás?

¿Hasta dónde llegarías?

LFO basa su trama en el conocimiento que se tiene de cómo se puede influir en el estado de ánimo de la gente y en lo que piensa usando el sonido y la música.

Hasta aquí una breve sinopsis de la que para mi gusto es una película que vale la pena ser vista, en adelante, si no has visto esta película, te sugiero dejes de leer en este momento y vuelvas después de haberla visto. Si ya la viste, sigue leyendo.

 

El protagonista hace uso de tecnología sónica para manipular la voluntad de los demás induciendo un estado alfa en sus sujetos de estudio-abuso, rebasando estos límites al extenderse sus horizontes. Pero la gran virtud de esta película, no me parece que sea mostrar al espectador a lo que puede llegar alguien con características de un Adolf Hitler al contar con la posibilidad real de dominar al mundo, sino que hace que veas que tú mismo, con todo y tus buenas intenciones y valores éticos que aparecen en la superficie, puedes tener un Hitler dentro.

Muchos dirán seguramente que serían incapaces, pero me viene a la mente no sólo cosas como la manipulación que lleva a cabo un mercadólogo y/o un vendedor al promover un producto, la propaganda política o el gran lavado de cerebro en la televisión, sino que cuántos de nosotros no hemos conocido a alguien que tiene la intención de manipular la libre voluntad de otro de formas variadas, como aquél que llega a acudir con un brujo, santero o chamán con la finalidad de hacer que otro se enamore de ella/él, o para causar un daño en la persona odiada, en México y otros países es muy conocido el toloache que adormece la voluntad del individuo víctima; de la intención es de lo que hablo. O esos pequeños chantajes y mentiras que usamos para hacer que los demás cumplan nuestros deseos o caprichos, a veces conscientemente y otras no, y que muchas veces disculpamos como travesuras o pecados menores.

El mismo protagonista Robert Nord, dice recién hizo su descubrimiento, que debía mantener esto en secreto ya que en manos equivocadas habría un gran peligro.

Robert Nord, cuenta con un vasto equipo de tecnología de sonido como sintetizadores, en su sótano, donde pasa la mayor parte de su tiempo aislado de los demás. Padece de acúfenos o ruidos que provienen del interior de la cabeza u oídos -condición mejor conocida como tinnitus- situación que lo lleva a mantener contacto con otras personas con este mal, con uno de ellos intercambia información clave que lo lleva a descubrir una frecuencia que le permite auto hipnotizarse primero, para después pasar a una segunda fase de prueba en la que comienza a hipnotizar a una pareja de vecinos recién llegados al vecindario, a los que usa como esclavos de todo tipo incluso sexual, para continuar con amigos y enemigos.

Mientras la película transcurre, se revela que mató a su esposa y a su hijo al descubrir que ella tenía una relación con otra persona, aparte de empezar a enfrentarse con riesgos de ser descubierto arreglándoselas muy fácil gracias al gran poder de su nuevo juguete.

El protagonista de esta historia llega al nivel extremo, después de tener una serie de conversaciones con los coprotagonistas de la historia, en donde cuestiona los valores del mundo actual, considerando a la humanidad en total decadencia para después inducirse a una hipnosis en la que se inocula las aparentes cualidades de un Dios benévolo para poder así intentar cambiar al mundo.

Para cumplir su plan de cambiar al mundo, intenta formar una banda de rock con la finalidad de crear lo que él concibe como consciencia positiva en sus fans, intento que deja de lado para embarcarse en un plan de dominación más directa con la ayuda de su tecnología sónico-hipnótica que termina con un Nord gobernando al mundo entero, autoproclamándose Dios e induciendo al  suicidio a la humanidad entera.

Deja un comentario

6 More posts in Cine category
Recommended for you
Ex Machina: Creación y Conciencia en la era de las Inteligencias Artificiales.

Si al igual que Dios el hombre crea a su imagen y semejanza, ¿qué podríamos...