El Rechazo Materno y la Sociopatía

Existe un amor puro, que nace de la nada y es infinito, un amor que no pide nada y a cambio lo da todo sin medidas ni reservas, ese amor es sin lugar a dudas fuente de vida y máximo creador. Existen también las desviaciones y pueden llegar a hacer de este amor puro un amor enfermizo y destructor.

Con base en su naturaleza biológica y animal, las mujeres tienen un instinto (el maternal) que les permite “amar instantáneamente” a su bebé, este instinto se ve reforzado con el lazo sanguíneo/carnal que une a la madre y al bebé durante la gestación; como hemos mencionado en otros artículos la mujer produce mayor cantidad de oxitocina durante el embarazo, el parto y en la etapa de lactancia lo que hace que se lleve a cabo la construcción de un fuerte lazo entre ambos.

También existen factores que provocan el rechazo de las madres hacía sus hijos. El amor maternal es innato, es inmediato pero ¿Qué pasa si una mujer embarazada rechaza a su bebé? o ¿Qué pasa si de entrada la mujer no está completamente preparada para ser madre aunque desee tener un bebé?, ¿El rechazo podría causar un daño psicológico irreparable al bebé?

El Dr. Thomas R. Verny, especialista en estudios del desarrollo del psiquismo fetal, afirma que “el feto puede ver, oír, experimentar, degustar y, de manera primitiva, incluso aprender. Pero lo más importante es que puede sentir”. El estrés o excitación prolongada por parte de la madre afecta la salud física y mental del ser humano en desarrollo, está comprobado que cuando la madre sufre de un estrés emocional, el feto se mueve con mayor fuerza y frecuencia que cuando la madre se encuentra en paz y armonía.

En la Conferencia de Marie-André BERTIN realizada en el 2001, el profesor Peter G. Fedor-Freyberg, de la Universidad de Estocolmo, narró el caso de una recién nacida que desde su nacimiento rechazaba obstinadamente el pecho de su madre, mientras que succionaba adecuadamente  su mamadera cuando se le presentaba y se aferraba al pecho de otra mujer mamando vigorosamente.  La intuición del profesor le hizo preguntar a la madre si es que de verdad deseaba a su hijo y ella admitió que no, que ella deseaba abortar pero que continuó porque su pareja así lo deseaba. Según el profesor Freyberg la niña había percibido el rechazo de su madre y se lo devolvía de la misma manera. Este es un ejemplo de cómo los sentimientos negativos de la madre afectan al feto pero lo contrario ocurre  cuando la madre vivencia estados de felicidad o de bienestar, en este caso lo que comunicará al bebé será tranquilidad y alegría

La posibilidad de que el rechazo materno pueda causar desviaciones psicológicas en el individuo es, de alguna manera, expuesto en la película  “Tenemos que hablar de Kevin” (“We need to talk about Kevin”), la película trata sobre un adolescente de 15 años que comete un múltiple homicidio en su escuela, además de matar a su papá y su hermana menor, el asesinato no es el tema principal de la película sino el porqué de esos crímenes. La película juega con algunos posibles porqués, por un lado una determinación neuronal que hace de este adolescente un sociópata con tendencias psicópatas incapaz de empatizar emocionalmente con los demás, por otro lado la necesidad de llamar la atención y de alguna manera castigar a su madre con quien nunca ha tenido una buena relación y por último también se muestra la posibilidad de querer “trascender”, salir en las noticias y ser el centro de atención en una sociedad donde el mal es el protagonista.

La madre de Kevin es una joven artista de “espíritu libre” que al quedar embarazada ve afectado su estilo de vida, esto hace que ella se sienta algo insatisfecha e infeliz durante su embarazo y que no “soporte” al bebé durante sus primeros meses, ella “trata” de amar a su hijo y, hasta el final, siempre está a su lado cosa que hace pensar (además de sus múltiples actos en toda la historia) que en verdad AMA a su hijo, sin embargo el “rechazo” inicial pudo haber afectado psicológicamente al bebé.

La figura y el amor materno es determinante en el desarrollo de la personalidad del individuo.

Según Carl G. Jung, los arquetipos son los motivadores últimos de la conducta, de los sentimientos y los pensamientos humanos,  Jung los considera potencias instigadoras de toda la vida psíquica, por encima de nuestra voluntad, y los relaciona con nuestros impulsos animales, aunque su aspecto intuitivo lo haga con nuestras tendencias superiores, intelectuales, artísticas y espirituales. Así, los arquetipos serían los constituyentes esenciales de todo el espectro de aquello que concebimos como naturaleza humana, desde lo animal al espíritu. En la psicología analítica de Carl G. Jung, el ánima alude a las imágenes arquetípicas de lo eterno femenino en el inconsciente de un hombre, que forman un vínculo entre la consciencia del yo y el inconsciente colectivo, abriendo potencialmente una vía hacia el sí-mismo. La tendencia natural en un hombre es la de proyectar los contenidos de su ánima en una mujer real, a través de sentimientos amorosos u odiosos.

De esta manera, si el individuo tiene una desviación relacionada con su ánima es posible que desarrolle problemas mentales fuertes. De aquí la importancia del papel de la madre en el desarrollo del individuo ya que ella encarna el arquetipo de la vida. En la televisión y demás medios de comunicación vemos un sin fin de noticias que mencionan las atrocidades que las madres llegan a hacer a sus hijos, tal vez eso contribuya a la existencia de sociopatas con tendencias criminales.

One Comment

  • Sergio Jiménez dice:

    Como profesor universitario (año 2002) escuché a un par de muchachos (alumnos míos) ya cuando había acabado el curso: “Mi mamá nunca me quiso. Desde que nací. Me tuvo, me amamantó y luego se olvidó de mí.”
    Ambos muchachos iban en el mismo grupo, eran amigos mutuos, y cuando me dijeron esto daba la impresión de que ya lo habían comentado entre sí dentro de otras confidencias.
    Sus actitudes, calificaciones, novias y demás amigos eran normales (aunque en realidad nunca les puse mucha más atención de lo que requería darles una clase).
    Pero la tristeza y el abatimiento eran reales… muy reales.

Deja un comentario

10 More posts in Psicología category
Recommended for you
Vivir con Total Atención a Cada Momento, Consciencia Pura: Mindfulness.

De la meditación se oyen decir muchas cosas y sin embargo la mayoría no tiene...