“Don Jon”, Crónica de una Adicción a la Pornografía

La imagen generalizada que tenemos de las personas adictas a la pornografía es, en la mayoría de las ocasiones, la de perdedores (as) incapaces de relacionarse con personas del género de su interés, depravad@s insaciables que buscan llenar vacíos con el placer momentáneo que les proporciona la pornografía, personas poco agraciadas físicamente que no despiertan  el agrado de nadie y tienen como opción más inmediata satisfacer sus impulsos y necesidad sexual a través del consumo de pornografía. “Don Jon”, película escrita, dirigida y protagonizada por Joseph Gordon-Levitt nos muestra que nuestros estereotipos pueden ser completamente falsos.

Imagen: http://donjonmovie.tumblr.com/

Imagen: http://donjonmovie.tumblr.com/

Esta comedia nos presenta a  Jon Martello, un atractivo joven con un sorprendente récord en conquistas, poseedor de la belleza y habilidad necesarias para llevar a su cama a una chica distinta cada que lo desea, orgulloso de su cuerpo e imagen, cuidadoso de su espacio (hogar), católico practicante y con una sólida relación familiar aunque ésta resulte, como la mayoría de las familias, disfuncional. Jon es adicto a la pornografía pero aún no lo sabe pues de acuerdo a su percepción “todos los hombres ven pornografía”.

Durante la película, Gordon-Levitt nos va soltando los elementos que hacen de la pornografía algo tan llamativo e indispensable para el protagonista,  tal vez sean estos mismos elementos los que hacen atractiva la pornografía para cualquier persona, como la inmediatez y la obtención de gratificación sin necesidad de “trabajo” (la chica de la pantalla no requiere absolutamente nada para proporcionar lo que tanto se anhela: sexo). El trabajo de Gordon-Levitt no pretende ser una etiqueta social sino una metáfora de la conexión y desconexión que se da en las relaciones amorosas en nuestros días.

Imagen: http://donjonmovie.tumblr.com/

Imagen: http://donjonmovie.tumblr.com/

“Don Jon” pinta a las relaciones de una sola noche como una practica que proporciona placer sin adquirir compromiso alguno pero que deja con un vacío invisible a quienes la llevan a cabo (obviamente sin generalizar); por otro lado nos muestra el continuo “estira y afloja” que se da en las relaciones “formales” y desenmascara algo que es bien sabido pero que pocas veces se pone sobre la mesa, la manipulación femenina a través del sexo. Una noche en el bar que frecuenta con sus amigos, Jon conoce a Barbara Sugarman (Scarlett Johansson) una chica de 10 a quien no pudo llevarse a la cama, este suceso y la belleza de Barbara hace que Jon se obsesione con ella, finalmente consigue hacerla su novia y con ello consigue si micro infierno. Barbara es una bruja manipuladora que con el sólo hecho de negar y prometer sexo hace que Jon haga cada cosa que ella pide. Barbara pretende cambiar la vida de Jon para que ésta se adecue a sus necesidades de amor romántico, ¿Te suena familiar?.

Al igual que en la película “HER”, en “Don Jon” se nos muestra una dinámica de pareja en donde ambos buscan única y exclusivamente satisfacer sus propios deseos y cumplir sus propias expectativas, hablamos de cosificación de personas y eventos, donde, al igual que en la pornografía, el de enfrente no importa lo que importa es la satisfacción personal. Una vez que Jon consigue llevarse a la cama a Samantha se da cuenta que ni una chica de 10 puede ofrecerle el placer que le proporciona la pornografía y aunque ella le pide dejar de consumir pornografía y él jura dejar de hacerlo, no logra parar.

Imagen: http://donjonmovie.tumblr.com/

Imagen: http://donjonmovie.tumblr.com/

Los “paraísos” ilusorios que ofrecen las adicciones también es tema primordial en esta película, la evasión de una realidad que no es 100% satisfactoria para un individuo puede darse de múltiples maneras, sin importar si es una sustancia, actividad, hábito, etc. las adicciones proporcionan un escape a esas situaciones que no nos agradan aunque no siempre nos damos cuenta que nuestras adicciones son un escape y queremos justificarlas repitiéndonos una y otra vez lo “feliz” que nos hacen o lo “normales” que son. No se puede dejar algo que nos afecta y que le damos el papel, consciente o inconscientemente de “bálsamo” o “salvación” a menos de que meditemos en ello y nos hagamos conscientes de lo que en realidad está pasando.

En su curso nocturno, una de las tantas cosas que hace por “amor” a Barbara, Jon conoce a Esther (Julianne Moore), alguien que hace que se cuestione el por qué de su adicción a la pornografía, alguien que con pocas palabras le hace ver que el sexo no es un acto unidireccional sino una conexión mágica, una catarsis entre cuerpo y alma que puede ser liberadora, le muestra que el placer que le proporciona la pornografía no es nada en comparación con la excitación que produce conectar emocionalmente con otra persona.

Sin pretensiones artísticas y extremadamente sencilla “Don Jon” resulta ser una película bastante interesante y entretenida, ideal para disfrutar en pareja o con amigos.

Deja un comentario

6 More posts in Cine category
Recommended for you
Ex Machina: Creación y Conciencia en la era de las Inteligencias Artificiales.

Si al igual que Dios el hombre crea a su imagen y semejanza, ¿qué podríamos...