Aleph: mujeres en verso

Mucho hay sobre el Aleph, como una letra, como un concepto, el nombre de Dios… se le atribuyen tantos y tantos significados que para fines prácticos les diré que es mi gusto ver al ser humano como un Aleph. En un blog leí un breve artículo sobre Borges que decía: El Todo yace en cualquier lugar, sólo es cuestión de desear verlo. Es a partir de estas líneas que nacen las siguientes:

      Aleph es, pues, el punto donde convergen todos los puntos y eso es para mí un ser humano, específicamente una mujer (hablo de la mujer porque es lo que soy, a los hombres les tocará hacer lo suyo); en cada una hay un poco de todo, poseemos una Diosa y también una mortal, hay en nuestra configuración una hembra de la naturaleza con instintos de supervivencia y a la vez de maternidad. En muchas culturas la mujer es una figura pasiva, siempre atendiendo órdenes  pero también el pilar sin el cual el resto de la estructura se vendría abajo. Todas deberíamos saber que nuestra posición en el mundo es fundamental, así como los granos que forman la arena.

Estar con una chica es siempre una orgía, sí, sépanlo. Y  para muestra un botón así que les presento algunos poemas escritos por mujeres buscándose a sí mismas.

Nota 1: el propósito de presentarlas es que a ustedes les dé por googlearlas y leerlas en más de sus presentaciones. La mujer, como el río, nunca es la misma.

Nota 2: Desafortunadamente no se puede hablar de todas las mujeres.

De Rosario Castellanos.

Mujer, Cuestionando.

01e24-amadecasa

Economía doméstica

He aquí la regla de oro, el secreto del orden:

Tener un sitio para cada cosa

Y tener

Cada cosa en su sitio. Así arreglé mi casa.

Impecable anaquel el de los libros:

Un apartado para las novelas,

Otro para el ensayo

Y la poesía en todo lo demás.

Si abres una alacena huele a espliego

Y no confundirás los manteles de lino

Con los que se usan cotidianamente.

Y hay también la vajilla de la gran ocasión

Y la otra que se usa, se rompe, se repone

Y nunca está completa.

La ropa en su cajón correspondiente

Y los muebles guardando las distancias

Y la composición que los hace armoniosos.

Naturalmente que la superficie

(de lo que sea) está pulida y limpia.

Y es también natural

Que el polvo no se esconda en los rincones.

Pero hay algunas cosas

Que provisionalmente coloqué aquí y allá

O que eché en el lugar de los trebejos.

Algunas cosas. Por ejemplo, un llanto

Que no se lloró nunca;

Una nostalgia de que me distraje,

Un dolor, un dolor del que se borró el nombre,

Un juramento no cumplido, un ansia

Que se desvaneció como el perfume

De un frasco mal cerrado

Y retazos de tiempo perdido en cualquier parte.

Esto me desazona. Siempre digo: mañana…

Y luego olvido. Y muestro a las visitas,

Orgullosa, una sala en la que resplandece

La regla de oro que me dio mi madre.

 a595a-mujerdormida

De Lucía Rivadeneyra

Mujer, erótica.

 Si tu lengua

me arranca óleos marinos

por qué no pintas

mis jadeos

Alejandra Pizarnik

Mujer, soledad.

ef490-fvg

 Hija del viento

Han venido.

Invaden la sangre.

Huelen a plumas,

a carencias,

a llanto.

Pero tú alimentas al miedo

y a la soledad

como a dos animales pequeños

perdidos en el desierto.

Han venido

a incendiar la edad del sueño.

Un adiós es tu vida.

Pero tú te abrazas

como la serpiente loca de movimiento

que sólo se halla a sí misma

porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,

tú abres el cofre de tus deseos

y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad

que las palabras se suicidan.

Cristina Peri Rossi

Mujer, amor.

  

La pasión

Salimos del amor

como de una catástrofe aérea

Habíamos perdido la ropa

los papeles

a mí me faltaba un diente

y a ti la noción del tiempo

¿Era un año largo como un siglo

o un siglo corto como un día?

Por los muebles

por la casa

despojos rotos:

vasos fotos libros deshojados

Éramos los sobrevivientes

de un derrumbe

de un volcán

de las aguas arrebatadas

y nos despedimos con la vaga sensación

de haber sobrevivido

aunque no sabíamos para qué.

Deja un comentario

13 More posts in Libros category
Recommended for you
Ajusticiando, Las Olas de Virginia Woolf

El título metaforiza el trajinar de la historia de seis personajes que se conocieron en...